Blogia
el bolso de Pili

Por pedir...

Borracho y forzando la voz, con un cigarro negro en la mano y una copa más en la otra, me dijo muchas frases inconexas, sin sentido y que unas tachaban a las anteriores y otras borraban lo que acababa de decir.

Allí seguía, ahora, además de borracho y ronco, estaba despeinado y su cigarro había terminado. A la copa le quedaban dos sorbos, pero no iban a modificar su estado. Ya no podían cambiarlo más.

La cosa es que, con mi natural obediente y mi absoluta confianza en los borrachos, que siempre dicen la verdad, creí a pies juntillas sus consejos y los tomé como máximas para mi nueva vida, esta que hoy voy a gritar (como así me aconsejó) para empezar a cambiarla (que según él, es lo que tenía que hacer).

Bueno, no se realmente si quiero cambiarla o si me hace falta, pero creo que gritar por la ventana, nunca le molestó al que lo hacía. Como mucho, a sus vecinos. Y el aire fresco y mojado de esta noche le vendrá bien a mis pulmones. Ya no son horas, pero voy a gritar. Voy a gritarme qué quiero ser...

Pequeña, lenta, sin necesidad de prisas. Con los ojos bien grandes, y si hace falta, hasta con gafas. Quiero tener un despacho al sol, dentro de un barco. Un ático mirando a un río y desde donde se pueda ver cómo se pone el sol. Quiero no sentirme extranjera en el campo ni sola en la ciudad. Quiero hacer bolsos con una máquina de coser y mover mi mundo con una cámara de fotos y un teclado de ordenador. Quiero comer chocolate y nadar sin cansarme. Tener un perro para pasearlo, en vez de que tengan que pasearme a mí. Quiero tener los bolsillos llenos de entradas para conciertos y para museos. Y por supuesto, quiero saber que tengo casa en Londres, Nueva York, Kenia o Roma. Quiero ser madre, pero me basta con crear (relatos, recetas de cocina o estrategias de comunicación), aunque estoy segura que se me daría mejor lo de criar que lo de crear.

Quizás quiera seguir escapándome, y si me escapo, quiero ser valiente para no volver atrás. Quiero no pelearme, no discutir, no salir cansada del trabajo. Quiero tener ilusión hasta cuando no tenga nada de lo que tengo ahora. Y quiero lo que me falta para tenerlo todo y que es algo que no vale dinero pero cuesta mucho conseguir.

Quiero tener todos los días un hueco para escribir con ganas un post y una idea para que cada día sea distinto y te guste.

Y por pedir, y ya que estamos, quiero un bolso de Piamonte y unos zapatos verdes de tacón. Y un beso azul.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

1 comentario

verenia -

Pilipili, yo también quiero cambiar y escapar. Tu post me ha animado un poco el día. Ah!yo elbolso lo quiero de Dolce&Gabbana...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres